Los mayores mitos acerca de la bolsa de valores

La bolsa como todo tipo de empresas o trabajos no se libra de los grandes mitos rodeandola. Si quieres invertir en bolsa de valores te contamos  siete grandes mentiras que han pasado por verdades ante muchos.

1. Invertir en la bolsa de valores es como invertir en un casino. No se trata de apostar como si  un fin de semana fuésemos a jugar al casino, de hecho está lejos de parecerse a un juego de azar. Se trata de conocer de forma inteligente los fundamentos adecuados. El miedo y la avaricia son los que mueven los precios de las acciones. La mayoría de los inversores no invierten con criterios empresariales sino  con decisiones basadas en suposiciones. Para alguien que especule no importa el valor real del activo sino que se trata de simplemente un número en una pantalla y del momento oportuno para vender.

2. Se trata de un negocio solo para ricos. Uno de los mitos más generalizado, y es totalmente mentira, no hace falta tener grandes fortunas para poder invertir en bolsa. De hecho algunos bróker no piden un mínimo para abrir una cuenta de inversión. La inversión de acciones de hecho protege tus ahorros de la devaluación y la inflación. se trata del juego del capitalismo  en su máxima expresión, tus acciones son instrumentos de creación de riquezas.

3. No se necesita saber nada para invertir. El que invierte en bolsa sin conocer su funcionamiento está condenado a perder el dinero. Aunque hayas decidido contar con un administrador de fondos tendrás que conocer un mínimo del negocio para poder hacer las preguntas correctas. El objetivo final es tu dinero y tu éxito, si conoces el mercado evitarás situaciones tan tensas como que tu ayudante te time y se lleve tu dinero.

4. Se trata del camino más rápido para hacerse rico. Aunque hay fortunas que han crecido de forma muy corta en el tiempo es cierto que la probabilidad de que esto suceda es muy poca. no  se trata de un lugar en el que cinco euros pasen a cinco millones en una sola noche. Este mercado sufre fluctuaciones continuamente, es un mercado impredecible a corto plazo. Las probabilidades de que tu dinero crezca aumentan proporcionalmente a medida que la línea temporal se diluye.

5. Las grandes compañías son activos seguros. No es algo que se cumpla siempre. Un ejemplo clarísimo es el de una persona que sigue perdiendo dinero con una inversión que hizo a la empresa de Microsoft. El beneficio que buscamos está en la compra y no en la venta, es decir si compramos una acción con un precio elevado se convierte en una mala inversión aunque la vendamos  a uno  bueno. El inconveniente de las acciones de estas empresas se encuentra en que todo el mundo las quiere, por lo  tanto su precio  no es atractivo.

6. Si tiene mayor riesgo también tendrá más ganancia. Para tener un mejor retorno no hace falta invertir en empresas que no tengan ganancias consistentes. Una empresa que no tiene una base sólida es probable que no mantenga un crecimiento positivo de manera sostenible en el tiempo. También es aquella empresa que presenta un crecimiento muy alto en sus ventas sin una base sólida que permitan mantener ese ritmo de crecimiento de manera sostenible en el tiempo.

Por lo tanto y como conclusión no tendremos que ser gurús en bolsa de valores para tener beneficios pero sí conocer las bases imprescindibles para no lanzarnos al foso sin protección. Bastará con informarse sobre las tendencias del mercado, sus fluctuaciones, esperar a que los activos del mercado tengan un valor bueno para comprarlos e invertir abajo riesgo aunque se tarde un poco más. Es más bien un trabajo de paciencia y de conocimiento acerca de uno de osmercados más fascinantes a nivel mundial.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *