Stand publicitario: una nueva forma de vender

Como sabemos la publicidad exterior es toda aquella que se utiliza en eventos, espectáculos públicos, etc. a través de la utilización de algún stand publicitario, carteles, banderolas, entre otras. Este tipo de publicidad está ganando una importante relevancia entre las empresas al tener un bajo coste para cualquier tipo de campaña empresarial.

Entre las ventajas de la publicidad exterior podemos encontrar las siguientes que mencionamos a continuación:

  • La publicidad exterior constituye un valioso complemento en campañas publicitarias que lanzan los medios de comunicación. En este sentido, esta publicidad constituye un buen recordatorio de los mensajes lanzados en otros soportes y un importante refuerzo de los mismos.
  • Se trata de un medio activo las 24 horas del día durante los 7 días de la semana, donde podemos visualizarlo en cualquier momento mientras paseamos por las calles de la ciudad.
  • Son colocados en lugares estratégicos para conseguir nuevos clientes del público objetivo al que se dirigen las empresas. Esto permite que tenga un mayor impacto en su target para que puedan generar una mayor notoriedad de marca.

Estas son las principales ventajas que tiene, pero también puede presentar diversas desventajas que te mencionamos a continuación:

  • Es un medio limitado al limitarse en un impacto visual que no admite largas argumentaciones de ventas y no da tiempo a presentar de forma completa el producto. Un stand feria tiene más impacto en un evento que tenerlo instalado en la calle
  • Es muy complicado de focalizar en un segmento del público en particular, se puede apostar a una afluencia de cierto público siendo inevitable alcanzar a otros.
  • Su impacto en la compra o reconocimiento de la marca requiere técnicas y estudios especializados, al igual que otros medios.

Otro factor a tener en cuenta en la publicidad exterior es el de incluirlo en el plan de marketing donde debes definir el objetivo de la publicidad exterior, establecer el lugar más apropiado para el público objetivo, establecer los objetivos cuantitativos de la campaña y comprobar el éxito conseguido mediante mediciones posteriores.

Aunque, este tipo de publicidad está limitado en España donde se prohíbe situarlos en carreteras y donde están establecidos unos tamaños específicos de las vallas y carteles. También se ha restringido publicidad sobre tabaco y alcohol con altos grados.

En conclusión, la publicidad exterior es una forma de conseguir mayores ventas ya sea a través de vallas o un stand publicitario siempre consiguen sus mayores efectos en eventos públicos donde no puede rivalizar un folleto, por ejemplo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *